Ayudas a personas dependientes: asistenciales y económicas

23 de Octubre del 2023
Las ayudas a personas dependientes pueden suponer una gran diferencia para un gran número de familias, ya que en muchos casos son la única vía para que una persona con dependencia preserve parte de su autonomía o reciba la atención que requiere.

Las ayudas a la dependencia son un tema complejo cuando se aborda por primera vez. Con este artículo queremos ayudarte a conocer los aspectos básicos y dar respuesta a las preguntas más habituales.

¿Qué se entiende por dependencia?

Antes de hablar de las ayudas a personas dependientes es importante aclarar qué se entiende por dependencia.

En el Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia (SAAD), que regula las ayudas a la dependencia y las prestaciones correspondientes, se entiende por dependencia: 

La situación permanente de una persona que, por causas diferentes (edad, discapacidad, enfermedad, etc.) ha perdido parcial o totalmente su autonomía física, mental, intelectual o sensorial.

Como consecuencia de dicha situación, la persona afectada requiere de la ayuda de otra para la realización de actividades básicas y cotidianas o de apoyos específicos para preservar su autonomía personal.

Se entienden como actividades básicas o elementales las tareas domésticas, el cuidado personal o la movilidad esencial (dentro y fuera del hogar), entre otras.

Es importante comprender que dependencia y discapacidad no son lo mismo. De hecho, puede existir discapacidad sin que exista dependencia.

Además, también se debe tener en cuenta que la dependencia no solamente afecta a las personas mayores, pues es una situación que no es una cuestión de edad.

Ayudas a personas dependientes

La Ley de Dependencia recoge y establece quiénes pueden ser beneficiarios, los requisitos que deben cumplir, los grados de dependencia y los tipos de ayuda

¿Quién es el beneficiario de las ayudas a la dependencia y cuáles son los requisitos?

Los beneficiarios de las ayudas a personas dependientes son todas aquellas personas españolas que residan en el territorio nacional y que hayan sido declaradas como dependientes por el órgano administrativo competente en su comunidad autónoma.

Estos son los requisitos para el reconocimiento de la dependencia y la solicitud de posibles ayudas:

  • Tener ciudadanía española o residir de forma legal en el país, siendo imprescindible residir en España durante cinco años como mínimo, de los cuales dos deberán ser inmediatamente anteriores a la fecha de presentación de la solicitud.
  • Ser reconocido como dependiente de acuerdo a los grados establecidos por la ley.

 

Ayudas a personas dependientes

¿Cuáles son los grados de dependencia?

La ley contempla tres grados de dependencia temporales o permanentes:

  • Grado I - Dependencia moderada: es aquel grado de dependencia en el que se requiere ayuda para llevar a cabo varias tareas elementales una vez al día o se necesita apoyo a la autonomía personal de forma discontinua o limitada.
  • Grado II - Dependencia severa: en este caso se necesita apoyo dos o tres veces al día para realizar actividades cotidianas, pero sin que se requiera un cuidador de manera permanente.
  • Grado III - Gran dependencia: en este grado se requiere varias veces al día ayuda para realizar tareas básicas y, debido a la pérdida total de autonomía, es necesario un apoyo continuado por parte de otra persona. 

Para ser reconocida como dependiente, la persona interesada debe solicitar el inicio del procedimiento en el que un equipo profesional se encargará de evaluar su condición. Este proceso puede iniciarlo por sí misma o bien a través de un familiar o representante legal.

Tipos de ayudas a personas dependientes

Una vez reconocida la situación de dependencia y establecido el grado, se puede acceder a los diferentes servicios de tipo asistencial y/o prestaciones económicas recogidas en la Ley de Dependencia. La solicitud puede hacerse en cualquier momento.

Servicios de tipo asistencial

Dependiendo del grado de dependencia y la capacidad económica del solicitante, las ayudas a personas dependientes pueden incluir:

  • Servicio de teleasistencia
  • Servicio de Ayuda a domicilio
  • Atención a las necesidades del hogar
  • Cuidados personales
  • Servicios de Centro de Día y de Noche
  • Servicios residenciales para personas en situación de dependencia (grados 2 y 3) en razón de los diversos tipos de discapacidad.

Prestaciones económicas

La ley de ayudas a la dependencia establece prestaciones económicas de carácter periódico cuando no sea posible el acceso a un servicio público o concertado de atención y cuidado, según el grado de dependencia reconocido y la capacidad económica de la persona beneficiaria. La prestación siempre está vinculada a la adquisición del servicio de atención y cuidado.

La ley reconoce dos clases de prestaciones económicas:

  • Prestación económica de asistencia personal. Consiste en una ayuda para contratar la asistencia necesaria durante un número de horas para facilitar el acceso del beneficiario a la formación y al trabajo, así como a una mayor autonomía en el desempeño de las actividades básicas cotidianas. 
  • Prestación económica para cuidados en el entorno familiar y apoyo a cuidadores no profesionales. Aunque la ley da a esta prestación un carácter excepcional es, de hecho, la prestación más demandada. 

El procedimiento para cobrar alguna de las prestaciones debe iniciarse a instancia de la persona interesada, quien debe dirigirse a los Servicios Sociales de Atención Primaria del ayuntamiento en el que esté empadronada.

¿Cómo recibir una paga por cuidar a un familiar?

La legislación sobre ayudas a personas dependientes establece las condiciones para poder recibir una prestación económica por tener una persona a cargo:

  • La persona que asume la condición de cuidador no profesional debe estar prestando este servicio, en el domicilio del beneficiario, al menos desde un año antes de la presentación de la solicitud.
  • No es necesario que el cuidador sea familiar o que exista parentesco, aunque en este caso se deben cumplir algunos requisitos específicos, como que resida en el mismo municipio que la persona dependiente o en un municipio vecino.
  • En cualquier caso, para prestar los cuidados y acogerse a la ayuda de cuidadores deben darse unas correctas condiciones de convivencia y habitabilidad de la vivienda.
  • El cuidador puede darse de alta en la seguridad social, tal y como recoge el Convenio especial de cuidadores no profesionales de personas en situación de dependencia. Es una decisión voluntaria y personal.

¿Cuánto se cobra por ayudas a la dependencia?

Las cuantías se establecen según la finalidad de la prestación y el grado de dependencia reconocido a la persona solicitante.

En la siguiente tabla, te mostramos las cuantías máximas mensuales acordadas para 2023:

Tabla de ayudas para personas dependientes

Dado lo extenso y complejo del tema, para obtener información más precisa y adecuada para tu situación personal, te recomendamos que acudas a los servicios sociales o a los centros de atención primaria de tu localidad.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies